Hermanamiento Cofradia Ntra. Sra. de la Soledad

El día 12 de Marzo de 2006, a las 11 horas, tuvo lugar el Acto de Hermanamiento entre la Real Cofradía del Santo Sepulcro y la Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad y San José del Carmen, de esta ciudad. Como es sabido, en sus orígenes, la Real Cofradía del Santo Sepulcro estaba vinculada a la Cofradía de la Soledad, y así lo atestigua antiguos documentos. En un estudio realizado por Doña Purificación Ruiz, y que fue publicado en el Libro Guión del año 2005, cuenta que “ en 1.591, la Cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad ya estaba fundada, con seguridad que ya se procesionaba antes de construir el Convento del Carmen, cuando aún estaba en la vieja Ermita de San José y de la Soledad. ¿Surgió la Hermandad del Sepulcro paralela a la Cofradía de la Soledad? En 1593 Alonso Hernández Hidalgo declara en su testamento del día 19 de Abril ser cofrade de ella. En su obra “Grandezas de la Ciudad de Vélez y Hechos Notables de sus Naturales”, escrita en 1615, Juan Vázquez Rengifo al hablarnos de las Cofradías y en concreto de la Soledad, nos da una impresionante pista, lo describe así: “ El mismo día viernes en la tarde, después de haber oído el sermón de la pasión, se representa el descendimiento de la Cruz, en que salen Nicodemus y Arimetea con escalera que, arrimándola a una gran cruz donde está una imagen de Cristo de bulto crucificado, con artificio que como con martillo y tenazas hacen demostración que lo desclavan, moviendo sus brazos, representando cuerpo humano muerto y bajado de la cruz, lo ponen en el regazo de una imagen de Nuestra Señora, y de allí en un sepulcro, en que cubierto con un blanco y transparente velo, llevándolo en hombros lo siguen gran número de penitentes con túnicas negras y mucha devoción y derramamiento de sangre, andan las estaciones como las demás cofradías, hasta que llegado al convento de monjas, lo dejan allí en el mismo sepulcro y prosiguiendo la disciplina, vuelven al convento del Carmen, de donde salieron; todo con la decencia y devoción que se requiere. Llaman a esta cofradía de la Soledad”. En 1615 pues,ya se procesionaba el entierro de Cristo y ya tenía un sepulcro”.

De esta forma, con este Acto de Hermanamiento, volvemos, de alguna manera a los orígenes de nuestra Cofradía. Dicho acto tuvo lugar en la Iglesia de San Francisco, y fue presidida por el Rvdo. Padre Eugenio Martínez Manjón, consiliario de la Agrupación de Cofradías.

Previamente, nuestro Cristo Yacente fue trasladado a dicha Iglesia y situado junto a los pies de la Virgen de la Soledad, en la Capilla de ésta.

Finalizada la Santa Misa, se procedió al acto en sí. En primer lugar, la Cofradía de la Soledad hizo una exposición de los motivos por los que se realizaba el Hermanamiento. Seguidamente, los Secretarios de ambas Cofradías dieron fe de los acuerdos llevados a cabo por las mismas. Finalmente, los Hermanos Mayores de ambas Cofradías se intercambiaron los símbolos de cada una de ellas, así como otros recuerdos conmemorativos del Acto.

Como colofón al Acto de Hermanamiento, y conmemorando antiguas tradiciones, en la madrugada del Miércoles Santo, realizamos un Solemne Vía Crucis por los alrededores de la Iglesia de San Juan.


Para ello, la Virgen de la Soledad fue trasladada a la citada Iglesia. Sobre las tres de la madrugada partimos con nuestros Sagrados Titulares, llevados por los Hermanos de ambas Cofradías, y acompañados por numerosos devotos de ambas Imágenes. Fue realmente un acto muy respetuoso y lleno de fervor religioso.

Decir, que con motivo de las obras que se llevan a cabo en la Iglesia de San Francisco, la Virgen de la Soledad se ubicó en la Capilla del Santo Sepulcro.